Un ojo de mar, poesía visual de Michoacán


Por Bryan Villar

En la comunidad de los Espinos, municipio de Villa Jiménez en el Estado de Michoacán, existe un extinto volcán en cuyo interior se encuentra un hermoso lago “ojo de mar” por el verde intenso de sus aguas, al que se conoce como La Alberca.


Este tipo de sistemas volcánicos conocidos como “axalapascos” (ollas de arena con agua en náhuatl) son raros y muy importantes para esta región de México, ya que sólo se conocen otros dos conos con lagos cratéricos en el Estado de Michoacán (La Alberca de Teremendo y la Alberca de Tacámbaro).



Un detalle interesante de este lugar es que, al ser humedal, hay una amplia diversidad de plantas con flores, entre las que sobresalen 4 especies de orquídeas. Alrededor de este volcán se encuentran zonas agrícolas y plantaciones de eucaliptos.


El cuerpo de agua tiene una forma semicircular, con un promedio de 370 metros de diámetro y una superficie de 11 hectáreas. La profundidad en la parte más honda es de 32.5 metros; en el interior se da el nacimiento de agua, lo que hace que constantemente se tenga una renovación de la misma y ésta mantiene a su vez las condiciones propias para el desarrollo y mantenimiento de la vida.


Debido a los nutrientes que se acumulan en el fondo, la tonalidad de sus aguas varía de acuerdo a la temporada del año. Caída de hojas, terrígenos y otros materiales orgánicos dan como resultados que el agua tenga una coloración café oscura. Una vez que los nutrientes son tomados por el plancton, éste incrementa su densidad tornándose el agua de un color verde esmeralda.


A la orilla del cuerpo de agua se presenta el Bosque de galería, con la asociación de dos especies arbóreas: sauce, fresno y una arbustiva, el carricillo. Entre la flora que se puede encontrar está el nogalillo, partorilla, colorín, matorral subtropical, copales, zapotes y capulín.


En el interior del cráter se presentan tres tipos de vegetación: matorral subtropical, en la que predominan los cedrillos (Cedrela dugesii), Tepehuajes (Lysiloma acapulcencis) y sauces. Su fauna está compuesta por zorros, gato montés, tlacuaches, conejos, venados y aves.


En este lago habitan peces como las carpas y peces de tipo charal. En su interior se guardan raíces tanto fresnos como de sauces, cubiertas de algas verdes. La temperatura del agua fluctúa en el año desde los 15°C hasta los 23°C.


El lugar conocido como “La Alberca de los Espinos”, ubicado en el Municipio de Jiménez, Michoacán, se declaró Área Natural Protegida de jurisdicción estatal, con el carácter de Zona de Preservación Ecológica decretada en 2003.


Este paraje es un rincón de esparcimiento y recreación. Las actividades que se suelen realizar son la pesca controlada, el senderismo, la contemplación, paseos en lancha y nado libre. La Alberca de los Espinos es sin duda la conjugación de naturaleza, belleza y patrimonio inmaterial.



13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo